Open post

Metro de Maracaibo, la empresa que puede respaldar a Mayuya

Hace unos días, entregué una carta al director de la Empresa Socialista Metro de Maracaibo C.A, Silvestre Villalobos, haciéndole un planteamiento de esta criptomoneda denominada Mayuya. El alto funcionario se mostró complacido e interesado en apoyar mi iniciativa, lo cual me entusiasmó enaltecídamente.  Ni corto ni perezoso, hice una carta dirigida a él, al Economista Omar Prieto; Candidato a la Gobernación y del Estado Zulia y actual alcalde del Municipio San Francisco y ,por qué no, al recientemente formado Observatorio de Blockchain de Venezuela, por el presidente Nicolás Maduro; quién a su vez lanzó la criptomoneda, Petro.

 

Habrá que ver en dónde para todo esto. Yo, como creador del proyecto Mayuyacoin, debo apostar porque todo salga como espero que salga. Hace varias semanas hablaba de la importancia que tendrían las ICO en las empresas públicas y privadas del país como opción de autosubsistencia para ejecución de proyectos particulares. Agradezco la oportunidad que el Gobierno Nacional está brindando a la tecnología de las criptomonedas, ya que éstas están dadas a sacar al país de la fosa en donde estamos, pues significa ingresos en moneda extranjera para la compra de materia prima e insumos para la producción y ejecución de proyectos de obras públicas y tecnológicos que propicien el desarrollo de la nación. El secreto es que todo se haga con celeridad para que este comienzo se dé en el corto plazo necesario.

Open post

Tormenta de Ideas: ¿Qué tal si el BCV reconvirtiera el cono monetario a uno virtual y descentralizado?

Hace pocos minutos se me ocurrió una idea estupenda ante la falta de dinero en efectivo que hay en el país. Esta idea estaría basada en la arquitectura del Bitcoin, pero sería controlada por un Banco Central. Una moneda digital cuya emisión pueda imprimirse desde un cajero automático especializado bajo una cantidad deseada por el usuario.

Imaginemos, pues, que esta hipotética segunda reconversión monetaria estaría basada en una moneda principalmente digital, con una emisión anual establecida en base a los índices inflacionarios y que fuera respaldada por un activo físico (oro, barril de petróleo, cualquier producto exportable, etc). Y que, en vez de una cuenta bancaria de 20 dígitos, fuera una cartera digital o wallet en el que cada usuario (natural o jurídica) guardara su dinero. Que se pudieran realizar transferencias confirmadas en menos de una hora y no en el lapso actual de 24 a 72 horas, dependiendo de la transferencia o la forma de pago.

En cuanto a la ausencia de punto de venta en un establecimiento, no sería problema. Los cajeros automáticos tendrían la capacidad de imprimir billetes a la medida de los tenedores de la cuenta en los respectivos bancos. Aunque también se pudieran imprimir emulando las emisiones de billetes. Se pudieran entonces imprimir varios billetes de una denominación respectiva, a fin de que el usuario no tuviera problemas en pagar con un sólo billete y que éste no tuviera vuelto. Al momento de pagar, la persona introduciría el billete en un lector de QR para después entregar el billete-comprobante al vendedor. En caso de que sobrara una diferencia, el vendedor le pagaría ese sobrante con un billete comprobante en cuya denominación estaría el monto sobrante.

 

Los billetes, obviamente estarían impresos de acuerdo a los estándares de seguridad requeridos para fabricarse. El papel moneda, se fabricaría en bobina y pre-impresos de acuerdo a un estándar universal para todas los bancos y la tinta con la que se marcarían éstos billetes, sería la misma con la que se imprimen los billetes actuales.

Y así todo. Las personas optarían por el captahuellas para autorizar pagos o por una TSC (tarjeta sin contacto) y pasarían una de esas opciones por un Punto de Venta diseñado para ello. ¡Sería fabuloso facilitar la vida a los venezolanos! Faltaría entonces que esta idea llegue a manos del ejecutivo y éste procedie

ra a realizar antes los entes competentes los estudios correspondientes a la materialización de la idea.

 

 

Scroll to top